Los espejos y las cámaras web no siempre proporcionan reflejos precisos y un psicólogo explica por qué