'Negging' es la tendencia tóxica de las citas que nadie pidió, pero Danny en Love Island es una prueba de que, lamentablemente, este tipo de manipulación emocional es muy real.