Nuestros dientes pueden transformar completamente la forma en que nos vemos y nos sentimos, entonces, ¿por qué la industria de la belleza los ha descuidado durante tanto tiempo?