Por qué Billie Eilish es el modelo a seguir que desearíamos tener en nuestra adolescencia