Por qué las marcas de belleza neutrales al género no son una tendencia, están aquí para quedarse