Por qué realmente necesitamos hablar sobre los jóvenes y el dolor